11 mar. 2011

Terremoto del 11 de marzo de 2011 en Japón. Mi experiencia

A estas alturas, creo que ya todos los que me conocen saben que me encuentro en perfecto estado y que no he sufrido ningún daño. Además, me encuentro en condiciones de poder contaros mi experiencia vivida ayer cuando la tierra tembló de manera ostensible.

Nuevamente el día 11 de marzo, que parece ser un día maldito, se vuelve a teñir de drama por los acontecimientos acaecidos. Ayer fue un día trágico, ya que muchas personas perdieron su vida (en el momento de escribir esto la policía confirma más de 1.000 fallecidos), otras siguen desaparecidas en este momento, y los daños materiales han debido de ser muy elevados. Supongo que la cuantificación de todo se sabrá en los días con mayor exactitud. Así que quiero desde aquí transmitir apoyo y condolencias a todas las personas que se hayan podido ver afectadas.

Ahora paso a contaros como ha sido mi experiencia. Para situaros, tenéis que saber que vivo en el barrio de Shijuku (centro financiero de Tokio) en la planta 15 de un apartamento, y que trabajo cerca de mi casa en la planta 27 de un rascacielos de Tokio. El miércoles en la oficina en la que trabajo, se empezaron a mover ligeramente las persianas de varitas metálicas que tenemos en las ventanas. El balanceo se incrementó, y un compañero me aseguró que era un terremoto. Yo sentí incluso un poco de mareo, supongo que por estar mirando el ordenador a la vez que ocurría esto. Por la tarde en mi apartamento, investigué un poco en internet, y descubrí que había habido un terremoto de 7.1 en la escala Richter y con epicentro en el mar, a unos cuantos kilómetros de Tokio. Al ver que no había repercusión en las noticias lo tomé con como una anécdota más.

Ayer en la oficina, algún que otro compañero me avisó de que había recibido una alerta de que volvería a ser un día “movido”. Los japoneses dentro de los miles servicios móviles que tienen disponibles, usan uno de terremotos. Es bastante eficiente, anoche estaba con uno cuando le sonó el móvil, y al instante el suelo volvió a moverse, con una réplica de lo que pasó por el día. Pero bueno, esta vez el aviso parecía una falsa alarma porque no pasaba nada extraño.

Tras la hora del almuerzo volvimos a trabajar y ahí sí se empezaron a mover las persianas como dos días antes. Un compañero que estaba a mi lado y yo nos miramos, y comentamos, que era un terremoto como el del otro día. Pero no terminamos de decir esa frase cuando el movimiento se incrementó y todas las estanterías que teníamos detrás empezaron a moverse. Rápidamente nos levantamos y sujetamos unas cuantas cajas que se iban a caer. Pero solo fue unos segundos, porque las estanterías que estaban enfrente también se movían y no podíamos sujetar todas las cosas. Un monitor que estaba situado en una mesa empezó a sufrir fuertes zarandeos, y todas las estanterías se comenzaron a mover. Rápidamente, cuestión de 5 segundos salimos de la sala en la que nos encontrábamos y nos fuimos a la sala principal de la oficina, donde ya estaba el resto de la gente metida debajo de las mesas. Sin mediar palabra, mi compañero y yo nos metimos debajo de la primera mesa que vimos, y a esperar.

En esos instantes no puedes hacer nada, estás en manos de lo que haga la tierra contigo. Al principio conversé sobre lo seguros que son los edificios en Tokio con el compañero que tenía a mi lado para tratar de dar normalidad a la situación, pero luego desistí. Mientras esperaba a que pasara, podía ver a todos los compañeros debajo de sus mesas. Algunos estaban realmente atemorizados, y en posición fetal mirando hacia el suelo, se escondían de lo que pasaba. Yo realmente no sentí pánico, de hecho tuve la frialdad de grabar el momento con la cámara de mi móvil.

Pero los segundos que estábamos debajo de la mesa, se empezaron a hacer eternos. La sensación de no poder hacer nada que no sea esperar tampoco es muy llevadera. Lo único que podía hacer es ver como libros, papeles, y demás objetos ligeros de los bordes de las mesas se caían al suelo. Todas las persianas metálicas del edificio se movían ostensiblemente, y haciendo un ruido incomodador al chocar unas con otras. Mientras, toda la plana del edificio se balanceaba como si se tratase de un barco en mar revuelta. Si mirabas al techo, podías ver como las columnas del edificio no estaban perpendiculares al mismo, se balanceaban lentamente.

En esos momentos me recordé a mí mismo que estaba en Tokio, en uno edificio muy preparado para soportar movimientos sísmicos, y que si se movía así sería para poder amortiguar el brusco movimiento al que estaba siendo sometido.

Pasados un par de minutos, el ruido del mobiliario siendo zarandeado y el de las persianas metálicas chocando unas con otras empezó a menguar. El balanceo del suelo de la oficia estaba remitiendo, y poco a poco empezamos a salir todos de debajo de las mesas. Tras unos segundos de silencio en los que todo el mundo nos miramos y nadie decía nada,  empezamos a preguntarnos unos a otros como nos encontrábamos. Todos nos empezamos a juntar en un una misma zona de la oficina, para contar nuestras sensaciones. Parecía que nadie había sufrido lesiones ni histeria, por tanto todo estaba bien.

Al mirar por las ventanas, podía ver que todos los rascacielos de la zona, estaban en un aparente buen estado. No había pasado nada, no veía ningún edificio dañado a mí alrededor, por extensión el mío debería estar bien.

Todo el mundo comenzó a mirar en internet, que seguía funcionando con normalidad, lo que había pasado. Un compañero dijo en voz alta “ha sido un terremoto de 7.8, y va ha haber otra réplica más”. A mí realmente me extrañó que fuera de 7.8 porque el de dos días antes había sido unas décimas menos y la diferencia era abismal. Podía tener explicación, si el epicentro estaba más cerca de Tokio, pero en este caso era el mismo. Rápidamente alguien alertó, de que había una columna de humo. Todos nos dirigimos hacia la ventana, y comprobamos como una nube de humo salía desde unos edificios que se veían al fondo.
Imagen de Tokio tras el primer movimiento. Al fondo una columna de humo sale de un edificio.
Poco a poco, la gente fue volviendo a sus puestos de trabajo, aunque nos dedicamos más bien a ver en Internet qué estaba pasando, más que a nuestras tareas. Yo visité la página en la que se consultan los movimientos sísmicos en Japón. La versión japonesa estaba saturada, solo la inglesa funcionaba bien. En efecto, indicaban un valor 7.8, y el epicentro era el mismo de la otra vez.

Pero no hubo tiempo a investigar mucho, nuevamente el suelo se empezó a balancear. Esta vez sin mediar palabra, y con un casco que me habían facilitado tras el primer movimiento, me metí debajo de la mesa. El suelo se estuvo balanceando nuevamente como la primeara vez y todos los ruidos anteriores acompañaban nuevamente ese balanceo. En esta ocasión, me dediqué a mirar por una de las ventanas el rascacielos que había al cruzar la calle. Para que os podáis hacer una idea de la magnitud del balanceo, pude contemplar como una hilera vertical de ventanas del edificio de enfrente aparecía y desaparecía lentamente tras el marco de la ventana. Aunque ya lo estaba sintiendo, al verlo de ese modo me causaba más impresión. Pero con la vez anterior, no puedes hacer nada que no sea esperar y convencerte de que estás en un sitio muy seguro.

Fueron otros dos minutos debajo de la mesa que se hacían eternos. Cuando terminó este movimiento, pude comprobar en internet que los periódicos en España ya se hacían eco de la noticia. Así que empecé a usar internet para comunicar a la gente en España que estaba en perfecto estado. Pero como además tenía un día de bastante trabajo, no me pude dedicar todo el tiempo que me hubiera gustado a contactar con España.

Poco a poco las noticas iban siendo cada vez peores, en los periódicos comenzaban a publicar reportajes especiales de lo que había sucedido. Las noticias ahora indicaban que la magnitud había sido de 8.9, no sé si habían equivocado en el valor anterior de manera voluntaria para evitar el pánico. Aquí en Tokio cortaron los trenes, con lo que ello conlleva. En esta ciudad viven 34,5 millones (fuente Wikipedia) de personas, la gente de media tarda más de 90 minutos en llegar de su casa al trabajo, pues imaginaros lo que supone que no haya transporte. Todo el mundo en la oficina comenzó a reservar hoteles en la zona para dormir esa noche, algunos no pudieron reservarlos por estar todos completos y tuvieron que volver andando durante varias horas a sus casas (ya lo sé, yo también hubiera cogido un taxi). Yo por suerte vivo al lado del trabajo y no tengo ese problema. También cerraron el aeropuerto de Tokio, en ese momento me vino a la cabeza que estaba viviendo en una isla, y si a una isla le cortas las comunicaciones con el exterior, el país lo iba a sufrir mucho.

Por “suerte”, tenía un día con bastante trabajo, y no tenía mucho tiempo de pensar en lo que había pasado. Pero de vez en cuando una nueva réplica, esta vez ya eran más ligeras, me recordaba lo que había pasado.

Cuando terminé el día,  quedé con la gente de la oficina, que tenía que dormir esta noche en hoteles de la zona, para cenar. Volví a mi apartamento para dejar las cosas del trabajo y reunirme con ellos. Hasta este momento no me di cuenta de otra de las consecuencias de los terremotos, no se pueden usar los ascensores. Exacto, bajé por las escaleras las 27 plantas de mi oficina y subí las 15 de mi apartamento, que luego volví a bajar para reunirme con los compañeros. Por el camino intenté contactar con España, pero mi teléfono no podía llamar, algunas líneas se habían quedado colgadas. En mi apartamento no hubo daños significativos, solo algunas cosas se habían caído al suelo, sin causar ningún deterioro.

En la cena pasé un rato agradable con los compañeros, y entre todos intentamos mantener una conversación alejada del tema del día. Les estoy muy agradecido, que tuvieran el detalle de avisarme para cenar. Cuando vives solo fuera de tu casa, y pasa una cosa de estas, se agradece estar con gente a tu alrededor. Además, tuvieron el detalle de invitarme a cenar. Yo insistí en pagar mi parte, pero me dijeron que estaban muy agradecidos de que hubiera unido a ellos para cenar, y que me querían invitar. No sé qué juicio tenéis de esta sociedad, pero yo os garantizo que son así todos, al menos los que conozco. Son personas muy buenas, se preocupa muchísimo por los demás y tratan a todo el mundo con mucho respeto.

Al término de la cena volví a mi apartamento, donde ya funcionaba un ascensor, y me dediqué a contestar todos los mensajes que tenía en las redes sociales. Entre las 3 y las 4 de la mañana, otra vez se volvió a mover todo, nuevamente empecé a escuchar los marcos de la puerta crujir. Pero el cansancio acumulado a lo largo del día, no me dejó tiempo para preocuparme y dormí del tirón. Esta mañana cuando he empezado a escribir esta entrada, el suelo se ha vuelto a mover. Todas estas réplicas son bastante inferiores y, según los científicos, entran dentro de la normalidad. Yo estoy bastante tranquilo, porque si a día de hoy no han evacuado el edificio es que todo está bien, y si ya ha soportado lo peor, esto lo aguanta seguro.

Pues hasta aquí mis vivencias, en este trágico día. Nuevamente daros las gracias a todos los que os habéis preocupado, y reiteraros que me encuentro bien y vivo en una ciudad muy segura. No tengo ningún motivo para no seguir viviendo por aquí. Eso sí, estamos en tiempo de cuaresma, y eso implica que en unas semanas Ubeda, se transformará en Semana Santa. Y eso sí que no me lo voy a perder, así que nos vemos pronto por allí.

33 comentarios:

  1. Bueno Agustín me alegro que te encuentres bien y que hayas soportado con bastante entereza la situación.
    Que alegría sentirte bien recibido e invitado allí, aunque te sientas algo solo ya te han abierto las puertas.
    Que se mueva la tierra se ve tan lejano desde aquí que no nos imaginamos las cosas que se te pueden pasar por la cabeza en esos momentos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. No te conocemos personalmente pero nos apasiona Japón, su cultura y su gente, y nos alegro mucho de que estés bien, y te agradecemos el magnífico relato personal que has hecho de lo sucedido. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Cómo no hay más comentarios? Excelente articulo
    Yo también tuve sólo buenas experiencias con japoneses, el único problema es que se aferren a la energía atómica, en un país con tsunamis.

    ResponderEliminar
  4. ¡Increíble relato! Creo que tod@s nos hemos hecho una idea de lo que se vivió ayer en Japón. La mente humana es alucinante: ¿como a pesar del estrés al que está sometida saca fuerzas para mantener una actitud normal?
    Espero que todo vaya a mejor, porque no pierdo las esperanzas de poder visitar ese país pronto. Un saludo! :)

    ResponderEliminar
  5. Agustín,
    Soy profesor de español en una escuela secundaria estadounidense. Me interesó tanto tu artículo que quisiera compartirlo con mis estudiantes. Me alegro de que estés bien y que las personas allá se apoyen.
    Gracias por haber escrito un artículo tan personal y bien escrito.
    KC

    ResponderEliminar
  6. Excelente relato. Espero que sigas bien.

    ResponderEliminar
  7. hola, nos podias decir la hora exacta del primer temblor,? si quieres en hora japonesa, gracias

    ResponderEliminar
  8. Pues que bien que se encuentre bien y no le haya pasado nada. Desde Mexico haga extensivo por favor al pueblo japonés nuestras condolencias y nuestra solidaridad. Aca también hemos tenido experiencias dolorosas con temblores.

    ResponderEliminar
  9. Agustín,

    me ha emocionado tu relato, muy bien escrito. Cuando lo ves en los medios no te haces una idea real de lo sucedido y de cómo lo han vivido las personas que lo han sufrido. Me alegro de que a ti no te haya pasado nada, aunque me solidarizo enormemente con las familias de las víctimas.

    ¡Nos vemos por Úbeda en Semana Santa!

    Besitos,

    Elena

    ResponderEliminar
  10. Hola!!!! me da mcuho gusto que estes bien!!! Soy Mexicana y mi novio es japones vive en Sendai!! no se nada de el, no se ha comunicado!! no vive cerca del puerto vive como a una hora, su direccion es 3-15-14 Kuryu, Aobaku Sendai, Miyagi-Ken, sera que tu sabes como estan las cosas por alla'???? por que no se nada!!! y estoy muy preocupada!!! Muchas gracias por tu ayuda!!

    ResponderEliminar
  11. Soy yo otraves te dejo mis datos por si tienes aluna informacion!!! Me llamo Melissa Mares y mi correo es pianmel15@hotmail.com, el nombre de mi novio es Kakeru Monoi ojala puedas ayudarme!!!! muchas gracias!!

    ResponderEliminar
  12. Increíble tu relato. Un saludo desde Alemania y cuidate mucho y dile a los nipones que el mundo está con ellos. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  13. Estoy sorprendida por la calma y el orden de los japoneses ante un suceso de esta magnitud. Mira, yo soy peruana y en Lima he vivido muchos terremotos y la poblacion entra en histeria y caos colectivo. Es mas, me quedo sorprendida que luego de un terremoto de tal magnitud la gente se quede en su oficina trabajando y encima en la noche se vayan a cenar. En todos los terremotos que he vivido jamas he visto eso. La gente sale disparada a sus casa a ver a los suyos . Realemente los japoneses tiene nervios de acero!!

    ResponderEliminar
  14. Me alegro de que estés bien. Por si tienes curiosidad, la escala de Richter no aumenta de forma lineal, sino exponencial. Por eso el primer terremoto aunque fuera de 7,1 grados fue mucho más pequeño que el del viernes. Aquí tienes el gráfico.

    http://microrespuestas.com/wp-content/uploads/2010/03/ESCALA_RITCHER.gif

    Un saludo desde España y ánimo.

    ResponderEliminar
  15. Siempre me ha fascinado la cultura japonesa y aún les admiro más al comprobar que su sitema de construcción funciona. Aquí en España, si se tuviera que construir de igual forma no pasarían la primera prueba. Me alegro de que estés bien y que hayas compartido tu experiencia.

    ResponderEliminar
  16. Hola a todos,

    Lo primero daros las gracias por los comentarios, me siento abrumado. Voy a intentar contestaros a todos en esta entrada.

    Para empezar deciros que aquí en Tokio seguimos bien, aunque las réplicas no paran.

    Sobre visitar Japón, os animo a que lo hagáis, es un pais increible.

    Este relato lo podéis usar donde queráis sin ningún problema.

    La hora del primer temblor: 14:50h hora en Japón (GMT+9)y la del segundo 15:19h (GMT+9).Son horas aproximadas, basándome en correos de trabajo.
    Sobre localizar a gente, obviamente a mí me es imposible. Además de mis sensaciones en Tokio, yo solo tengo las noticias que salen en internet y podéis ver vosotros.

    Sobre lo de volver a sus casas, el problema es que nadie podía volver a sus casas por el tema de transporte, lo único que podían hacer es quedarse en la oficina, y los afortunados buscarse un hotel cerca. Eso sí, lo que dijeron más veces (al menos en inglés) es que sus edificios son muy resistentes a los terremotos y no pasa nada.

    Gracias por la información de la escala Richter, desconocía ese dato, eso explica mucho.

    Os seguiré contando

    ResponderEliminar
  17. Gracias por tu relato, Joaquín. me ha interesado mucho. te escribo desde Washington, aquí lo que hemos visto en la TV parecen escenas apocalípticas, pero tu relato muestra que no es así en todas partes, por o menos hay sitios mejor preparados. Dime, por favor, si has estado por algún otro lugar donde haya sido diferente estos días. Gracias otra vez

    ResponderEliminar
  18. Hola Joaquín: Me alegro de que estás bien,lástima que no se pueda decir lo mismo de muchisimas otras personas que han tenido la desgracia de estar en otra parte, y donde no han podido protegerse de ese fenomeno tan destructivo como es un Tsunami. ¡Que horror, ver esas imágenes! ¡Se me parte el corazón! Y si tienes razón, cuando dices que estar solo en un país cuando pasan cosas graves es terrible. A mi me pasó algo parecido, pero no con un terremoto, fué cuando ocurrieron la inundaciones en Rumania en la primavera/verano del año 2.005, vivía sola en un apartamento y solo sabía que si durante la ñoche sonaban las sirenas, debía salir corriendo hacia la montaña más próxima, y aquella noche sola, la recuerdo, perfectamente... me acosté sin desvestirme, y con el miedo de despertarme siendo llevada por la corriente, manos mal, que no llegó a pasarme nada, pero ahí la solidaridad de mis compañeros de trabajo, no fué como la que tu encontraste.
    Espero que pase todo pronto y no me cabe duda que de este gran país saldrá adelante. Siempre lo han hecho. Lástima que la energia nuclear tambien esté dando guerra. Espero que puedan controlarlo. Ahí es donde vemos que el ser humano es una pequeña hormiga en manos de los fenómenos naturales y no tan naturales. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. No he estado en ningún otro lado, he permanecido por mi barrio, y he evitado coger transporte. He considerado que era lo más prudente.

    ResponderEliminar
  20. Estimado Agustín,

    Gracias por compartir esta experiencia en este clarísimo artículo. He regresado hace tan sólo unos meses de Japón y estoy extremadamente consternado y shockeado por lo ocurrido. He hecho amigos en la zona de Kamakura, les he enviado mensajes pero aún sin respuesta. Estoy muy triste, como tú dices, es un pueblo maravilloso, hospitalario y piensan siempre en el otro, las personas más amables que he conocido.

    Un fuerte abrazo desde Londres. Y cuídate.

    ResponderEliminar
  21. Sensacional, nada más que añadir

    God save Japan

    El Domingo de Ramos nos vemos hermano

    ResponderEliminar
  22. Agustìn! Leer tu experiencia nos acerca la intensidad terrible de lo acontecido. El relato en primera persona nos permite concientizar que nadie está libre de nada y que la fragilidad humana no es una frase hecha, sino la más absoluta verdad. Me alegra muchìsimo que te encuentres bien, deseo lo mejor para tì y para todo ese pueblo hospitalario y sufrido que ha sido siempre el japonés. Cuidate mucho y que Dios te proteja hoy y siempre.-

    ResponderEliminar
  23. Lo he visto en la tele -es terrible. Me alegro que estes bien.

    ResponderEliminar
  24. Agustín, muchas gracias por tu relato. Me alegro de que estés bien, y especialmente, que tengas a tu alrededor gente tan amable. Aquí estamos muy preocupados por las noticias sobre el desastre nuclear. ¿cómo vive esto la gente? ¿qué dicen los medios? Gracias otra vez

    ResponderEliminar
  25. Aquí la NHK, que creo que es la cadena de TV más importante. Está transmitiendo desde la fecha del suceso ininterrumpidamente todo lo que está pasando.

    ResponderEliminar
  26. Agustin, podrias resumir como esta ahora mismo tokio? si hay desperfectos.... los comentarios de la gente..... tiendas,,,, transporte,,,,

    ResponderEliminar
  27. Hola desde El Puerto.
    Somos Emiliano y Teresa, nos ha encantado tu escrito y alegramos de que estes bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Un saludo desde Cádiz, yo también soy de Úbeda. Nos veremos en Semana Santa.

    Perdona, ¿tu hermano es Juan Ráez Manjón?. Es que fue compañero de estudios en Úbeda y Granada.

    Juan Manuel Herrador

    ResponderEliminar
  29. Hola, Agustín. Por favor, haznos saber a los que te seguimos en este blog que continúas bien. Gracias.

    ResponderEliminar
  30. El situación de Tokio y los comentarios de la gente los he ido contando en las posteriores entradas del blog, échale un vistazo. Desperfectos por donde vivo no hay, aunque ha habido algún incendio y se ha caído algún edificio.
    No soy hermano de Juan Ráez Mangón, lo siento.
    Sobre si sigo bien, ya he habandonado Japón, lo cuento aquí http://ochiodeviaje.blogspot.com/2011/03/mi-marcha-de-japon.html

    ResponderEliminar
  31. Hola Agustin, difícil para algunos de vosotros en Japón y espero que todo vaya a la normalidad aunque para muchos esa normalidad ya no vuelve jamás tras ese desastre. Aunque no soy de los que se dejan influenciar fácilmente y me gusta investigar, lo pasado en los últimos años a nuestra Tierra me hace pensar más en la teoría de un científico Claes T. Linden amigo nuestro que vive aqui en la zona (Web: http://www.fundacionplanetavivo.org/ )quien asegura que hace 25 años está anunciando que los terremotos, tormentas y tsunamis serían cada vez mayor hasta límites de destrucción masiva y da unas explicaciones fáciles de creer pero no fácilmente aceptadas por los intereses económicos que hay siempre detrás de las cosas. Esto lo digo porque a mis 60 años, será por casualidad o no, nunca se han sucedido tantas tormentas y huracanes devastadores a las que ya no saben ni que otro nombre poner: NIño, Niña o Katrina y terremotos superiores a 7º y Tsunamis que se han comido ciudades enteras y litorales con toda su gente y sus cosas dentro, cuando ya se nos había olvidado hasta la palabra tsunami en tan poco espacio de tiempo. Y lo grave es que según éste y otros científicos el eje de la Tierra (del que no se habla) va cambiando complicando aún más las cosas y dicen no haber no existir vuelta atrás... Yo, persona optimista, no acepto que todo esto sea debido a nuestras actividades en el Planeta, aunque podamos tener buena parte de culpa, porque de ser asi, dificil nos lo ponemos, ya que en estos momentos se siguen TALANDO MILLONES DE ARBOLES que nos hacen falta, se sigue construyendo en las costas al mismo nivel del mar, se sigue construyendo en espacios verdes y hasta se desvian los cursos naturales de las aguas y se hacen urbazaciones anti-natura y hoy no, pero mañana.., seguiran vendiéndonos las ventajas de la energía nuclear "segura", pero sin darse cuenta o "sin querer darse cuenta..," que en cualquier momento les falta hasta el agua para refrigerar y explotan...
    Yo quiero seguir pensando que nuestros hijos y nietos seguirán pudiendo oler a flores silvestres, comerán miel de abejas y bellotas y de vez en cuando disfrutarán de las bellezas que nos ofrecen nuestras arboledas y toda la naturaleza animal y vegetal que encierran... Yo quiero pensar que algún día, en lugar de polucionar y matar nuestro planeta de la forma tan salvaje que lo hacemos ahora.., nos dedicaremos por fin a cuidar y plantar más arboles, usar mejores energías limpias y a defender mejor este bonito Planeta que viaja perdido por el espacio, aunque también se que sólo basta un enorme meteorito para mandarnos a todos a freir espárragos.., pero mientras tanto quiero pensar que las generaciones futuras no serán tan salvajes.
    Tu relato Agustin es fabuloso y deberían haberlo leído las televisiones que buscando sensacionalismo repiten una y otra vez lo mismo dando su versión, sin pensar en millones de vivencias dramáticas como la tuya.
    UBEDA = PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD.
    LOS BOSQUES TAMBIEN LO DEBEN SER Y HASTA UN SIMPLE ARBOLITO PERDIDO EN UN JARDIN EN LA PLAZA DEL PUEBLO.. Un abrazo y gracias por tu testimonio.

    ResponderEliminar
  32. Me alegro enormente de que estes bien,soy la madre de Santi, desde que fui conocedora de los tristes acontecimentos acaecidos en Japón, llamé a mi hijo para interesarme por tu situación.Después de leer tu relato,solo felicitarte doblemente.
    Mis mejores deseos para el pueblo japonés.

    ResponderEliminar
  33. guaaa!! me encanta el blog, pero me poneis los dientes largos jajaj un saludo para todos

    ResponderEliminar